a common reader

Marcos Ana, Decidme cómo es un árbol

· 2 November 2009 |  by Janantoon
· Published in: mensenrechten · Spaanse literatuur · textos en castellano
· Tagged with:

Marcos AnaA mí no me interesa tanto la actualidad. Lo que parece interesante ahora, será ridículo pasado mañana. Los aspavientos de hoy serán olvidados por el próximo escándalo.
Pero hay asuntos que no son grandes titulares en el periódico, pero que son de importancia capital para nosotros, creo yo.

Para ilustrar mi opinión le invito a leer un texto de ‘El País’ del 15 de agosto de 2009. Es una entrevista con Marcos Ana, poeta español, que escribió sus memorias en 2007. Este libro, con el título Decidme cómo es un árbol, tenía mucho éxito.
El pretexto para la entrevista no era el libro mismo pero el hecho que Pedro Almodóvar tiene el propósito de hacer una peli basada en la vida de Marcos Ana.

Dice Marcos: “Tengo 90 años menos 23”. Menos veintitrés porque durante este largo tiempo era un preso político en la Espãna de Franco. Ingresó en prisión a sus 19 años, un jovencito, y ya había cumplido 41 años cuando salió. Pablo Neruda era uno de los que intervinieron para liberar presos políticos en España. Pero también, sorprendente para mí, la reina belga Elisabeth.
Encontré a Marcos Ana en una conmemoración para Malva Marina en Gouda en 2004. Un amigo chileno, Antonio Reynaldos, había hallado, después de una búsqueda larga, la tumba de la hija de Pablo Neruda en un antiguo cementerio en Gouda. En 2004 organizó por primera vez una conmemoración.
Allí estaba mi amiga chilena, escritora y cantante, Isabel Lipthay y por suerte también Marcos Ana.

Quería enlazar con su vida para hablar sobre los presos políticos, lo que podemos hacer, el papel de Amnistía Internacional y parecidas organizaciones, etc. Pero también sobre el homólogo de este asunto: la mentira política. Porque presos políticos no pueden existir en una sociedad abierta. Y una sociedad abierta necesita una prensa y una ciudadanía crítica y alerta.

Es un tema ancho. Y me pregunto:
— Sabemos que hay presos políticos en Irán, en Venezuela, en China y en muchos otros países. Pero siempre parece algo para países lejanos. ¿Sería posible aquí? ¿O en Francia, España, Alemania, Italia? ¿Qué sería necesario para que pudieramos aceptar presos políticos? ¿Un imán que expresa sus ideas demasiado fuerte?
— Si tu hermano o hijo o papá (o hermana, hija, mamá) fuera preso político, ¿cómo te sentirías? ¿Le guardarías rencor a la sociedad? ¿Si estuvieras fuera de tí de rabia, podrías cometer locuras? ¿Y cómo te sentirías si te llamaran terrorista?
— ¿Qué piensas de nuestra prensa? ¿Crees en la autonomía de la prensa o temes que la prensa esté controlada, sea por el gobierno, sea por un grupo de empresas?
¿Cuál es tu criterio para comprar un diario, una revista, o ver un programa en la tele?
¿Crees que todavía hay periodistas que hacen investigaciones a fondo (como por ejemplo Günter Wallraff)?
— ¿Qué piensas de Amnistía Internacional? ¿Puede ayudar a presos políticos, o es una institución semioficial?

Más sobre Marcos Ana.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Comments are closed.



boekenkast-1

boekenkast-2

boekenkast-3