a common reader

la proximidad de la poesía

· 5 November 2012 |  by Janantoon
· Published in: poëzie · textos en castellano
·

sin televisión

la proximidad de poemas: Pablo Neruda en LeidenFigúrate que en una ciudad grande como Madrid o Barcelona una noche se cortaran los cables de televisión. ¿Qué harían los televidentes además de instigar una cúspide en el índice de natalidad nueve meses después? En vez de vegetar delante del televisor un gran porcentaje — pienso yo — aprovecharía de ese regalo del cielo para leer algo.
Muy probable, ¿pero, leer qué? ¿El diario, una revista, una novela, un poema? Dejamos de lado los diarios y revistas. Fijémonos en esas personas que todavía quieren salvar la noche haciendo algo más creativo. Y me pregunto: ¿cuál porcentaje de esas personas tomaría más bien una novela de Isabel Allende que un álbum de poemas de Pablo Neruda?

nos gustan las historias

Sería difícil dar un porcentaje, pero creo que a la gran mayoría les gusta más leer una novela que leer un sólo poema. Porque, en primer lugar, nos gustan los cuentos, las historias. Estámos loco por historias: nos hartamos de ver películas, culebrones, documentales, incluso las noticias (una telenovela diaria con cuentos sin asomo de duda). También nos gusta contar safaris y chistes.
En la literatura ese afán se traduce en novelas y cuentos.

Un ejemplo. En la tele se ve una manifestación en una ciudad como Madrid, o París, o Atenas. Las imágenes muestran a manifestantes lanzando piedras y a los antidisturbios que atacan con ferocidad. Algo ha pasado y de eso resultan varias explicaciones y muchas historias.
Un reportaje seco diría que hubo seis mil manifestantes y que los antidisturbios tuvieron que intervenir para establecer el orden y que un total de diecisiete personas tuvieron que ser hospitalizadas. Los organizadores dirían en cambio que hubo quince mil manifestantes y destacarían la brutalidad de los antidisturbios.
El día siguiente ya se podría encontrar en la red muchas grabaciones hechos por los manifestantes con sus smartphones. Y muchas historias. La gente quiere contar lo que pasó a sus familiares y amigos, también en la red (en los blogs) y por vía de cartas a un diario.
Nuestra vida genera historias.

la poesía no cuente historias

Tal vez sea la mala suerte de la poesía que no cuenta historias. O tal vez no.
Un vídeo en la red nos cuenta una historia, por ejemplo la imagen de dos policías que están golpeando a una chica, una chica caída al suelo. Pero lo que no puede contar la grabación son los sentimientos de miedo, de humillación y de rabia de la chica.
La poesía no cuenta historias, sino sentimientos, sentidos, conciencia. En el caso de la chica un poema podría contarnos cómo se sentía, la rabia, el dolor, la vergüenza y la humillación. Un ejemplo podría ser la poesía del poeta palestino Mahmud Darwish.

la proximidad de la poesía

Además de nuestro afán por los cuentos (tal vez necesario en la evolución del hombre) nos fascina, nos encanta todo tipo de manipulación de la lengua. Me explico. Rimas, ritmo y cadencia, repeticiones, aliteraciones son ejemplos de la manipulación de la lengua. Tal vez para memorizar mejor, para cantar, para impresionar.
Se manifiestan en nuestros idiomas. Por ejemplo refranes antiguos como ‘más vale callar que mal hablar’ o ‘el hombre propone y Dios dispone’. Dos ejemplos de rima y ritmo.
Otras manifestaciones de los juegos de palabras son los estribillos que cantan los niños para echar a suertes. No conozco un ejemplo en español, pero en holandés, inglés y alemán existe un estribillo muy conocido: iene, miene, mutte.
También encontramos la sensibilidad por las palabras en el mundo de la publicidad. Un ejemplo interesante es la nueva campaña publicitaria de Benetton. No es poesía stricto sensu, pero tiene algo que atrae la atención. Un juego de palabras porque ‘unemployee’ — una palabra inexistente — suena como ‘an employee’.
Pero hoy en día encontramos la poesía — sin lo aburrido de leer poemas — lo más fácil en canciones. Canciones como las de Bob Dylan, de Norah Jones, de Atahualpa Yupanqui, de Ismael Serrano, y muchos otros cantautores. Y de vez en cuando se canta un poema de un poeta conocido como por ejemplo la versión de Ana Belén de Pequeño vals vienés de Federico García Lorca. [Haz clic en el título de los poemas para verlos.]

lo difícil de la poesía

Nos encantan las historias, los cuentos y también nos fascinan los juegos de palabras, el ritmo y otras manipulaciones de la lengua. Entonces, ¿por qué nos parece leer un poema tan difícil?
Un soneto, por ejemplo, sólo tiene catorze versos y más o menos cien palabras. Pero para muchos parece más insuperable que una novela de cuatrocientas páginas.
Yo creo que, si hagas el esfuerzo, la compensación es muy grande. Podemos comparar las novelas con películas y poemas con canciones o fotos. Y como una canción o una buena foto, siempre podremos regresar a un poema que ya conocemos para disfrutar una y otra vez.
El campo de interés de la poesía es muy extenso. La poesía se interesa por nuestros pensamientos y sentimientos. Amor, luto, alegría, vergüenza, humillación, rabia, humor, observación de la naturaleza, de otra gente. Todo se encuentra en poemas y esos poemas pueden ayudarnos a investigar nuestros propios sentimientos y pensamientos. La poesía habla de los ‘instintos básicos’, de lo humano, y muchas veces la poesía lo dice mejor que nosotros.

unos ejemplos

Humor en un poema es algo diferente que contar un chiste. Sin duda existen ejemplos en español (¿me mandas uno?), pero he traducido un poema del poeta holandés c. buddingh’: pequeña parábola.
No tanto humor sino algo alegre se encuentra en Budín de pan de José Emilio Pacheco, un poema sobre la poesía misma. Algo que nos hace sonreír. José Emilio Pacheco es un poeta y cuentista mexicano que recibió el Premio Cervantes en 2009.
Hablando del amor en la poesía no se puede eludir al poeta mexicano Jaime Sabines. Su poesía en un lenguaje contemporáneo sabía entusiasmar a miles de personas en el Palacio de Bellas Artes de México. Los amorosos por ejemplo. Se lo puede escuchar aquí. Su humor y su reticencia se muestra bien en El peatón.
Humor, es decir burla de sí mismo, también en un poema extraño de Nicolás Guillén: Tú no sabe inglé. Nicolás Guillén era un poeta cubano, representante importante de la poesía afrocubano.
En España Marcos Ana escribió desde la cárcel, donde estaba preso político. Sueña sobre La vida fuera de la cárcel y se pregunta cómo es un árbol.
Elegir unos poemas entre los miles y miles de poemas españoles es un tarea casi imposible. Dos más entonces, para terminar.
César Vallejo era poeta peruano, considerado entre los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX. Murió demasiado temprano a sus cuarenta y seis. En su poema Los pasos lejanos hay una tensión palpable.
No podría terminar sin un poema de mi querido Pablo Neruda. Para mí, su soneto 94 de Los cien sonetos de amor es uno de los más conmovedores.

Espero que ese artículo le haya estimulado, tal vez para mandarme otros poemas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Comments are closed.



boekenkast-1

boekenkast-2

boekenkast-3