a common reader

Fernando Pessoa, El banquero anarquista

· 29 June 2006 |  by Janantoon
· Published in: FILOSOFIE · Portugese literatuur · textos en castellano  |  1 Comment
· Tagged with:

Segura que era el título, siendo banquero, que me atraía a esta novela. En realidad, no tiene que ver mucho con el banquero, sino es más un ensayo en forma de una conversación sobre la filosofía del anarquismo. Uno de los protagonistas es banquero y anarquista. Un hecho sorprendente sin duda eligido por Pessoa para estimular el interés. A mí me parece un banquero egoísta con una teoría grande para esconder su avaricia.
Esta edición contiene la novela de 1922 y fragmentos de 1935, año en que Pessoa estaba revisando el texto. También unas páginas de una traducción en inglés del mismo Pessoa.

Comparar los dos textos es muy interesante. Queda claro que Pessoa no había cambiado mucho de ideas. En los fragmentos de 1935, año de su muerto, trata de iluminar sus ideas. De vez en cuando ideas remarcables. Por ejemplo sobre el socialismo:

– Comprenderá que yo no podía aceptar el socialismo o el comunismo, en ninguna de sus distintas manifestaciones, como pasos hacia el anarquismo, por la simple razón de que andar hacia atrás no es la forma más sencilla de ir hacia adelante. Lo cierto, amigo mío, es que el socialismo y el comunismo son regímenes de odio, y dicho sea en abono de la humanidad, los regímenes de odio no pueden durar.
– ¿Regímenes de odio?
– El objetivo del socialismo y del comunismo no es elevar el trabajador, sino rebajar al burgués. El trabajador se queda como estaba, cuando no peor, como ya le he dicho. Lo que pierde el burgués no lo gana el obrero. El anarquismo, por el contrario, es un régimen de amor, y nadie desea ver sojuzgado a quien ama.

Me interesaría saber lo que Saramago piense de ésto. Se puede leer su libro Ensayo sobre la lucidez como un ejemplo de acción anarquista.
Un otro ejemplo sobre regímenes revolucionarios:

Un régimen revolucionario, en tanto existe, y sea cual fuere el fin al que se encamine y la idea que lo mueva, no es materialmente sino una cosa -un régimen revolucionario. Un régimen revolucionario significa una dictadura de guerra, o, para no andarnos con rodeos, un régimen militar despótico, ya que una parte de la sociedad – la parte que ha asumido revolucionariamente el poder – impone a la otra parte el estado de guerra. ¿Y cuál es el resultado? El resultado es que aquellos que se adaptan a ese régimen, que en lo material, en lo inmediato, es sólo un régimen militar despótico, se adaptan a un régimen militar despótico. La idea que en un principio movía a los revolucionarios, el fin hacia el que se encaminaban, desaparecerá por completo de la realidad social, ocupada ya exclusivamente por el fenómeno guerrero. De modo que lo que resulta de una dictadura revolucionaria – y tanto más perfecto será ese resultado cuanto más tiempo dure esa dictadura – es una sociedad guerrera de tipo dictatorial, es decir, un despotismo militar. Y no veo cómo habría de ser de otro modo. Siempre ha sido asi. Yo no sé mucho de historia, pero lo poco que sé lo avala; sin asomo de duda. ¿En qué acabaron las agitaciones políticas de Roma? En el Imperio Romano y su despotismo militar. ¿Y la Revolución Francesa? En Napoleón y su despotismo militar. Y ya verá usted en qué acaba la Revolución Rusa… En algo que retrasará decenas de años la realización de la sociedad libre…

Queda claro que es un texto para provocar, para estimular las ideas. Me gusta mucho. Como socialista convencido, tengo unas reservaciones, pero en todo me interesa mucho. He encargado por internet un libro de Noam Chomsky, Chomsky on anarchism. Será muy interesante comparar los dos filósofos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

One Comment

  1. apichirilo says:

    acabo de leer el banquero anarquista, y te cuento que el titulo me atrajo mucho,cuando lo empeze a leer estuve muy interesada en el tema hasta que el banquero empezo a materializar el anarquismo y a actuar como un avaro. Para mi la lectura del mismo no fue ni buena ni mala, amena en ocasiones pero despierta el espiritu critico. apoyo algunos de tus puntos.



boekenkast-1

boekenkast-2

boekenkast-3